Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


LECCIÓN S 



¥ 



Referencias: 

Éxodo 1 y 2; 

Patriarcas y profetas, 

págs. 246-254. 



Versículo para 
memorizar: 

"¡Que todo lo que 

> respira alabe al Señor!" 

(Salmos 150:6). 



r^ A Objetivos: 

\ / Los alumnos: 

\ / Sabrán que Dios 

s P está en el control 

y protege a sus hijos. 

Se sentirán contentos 

porque Dios está con ellos 

en todo tiempo. 

Responderán alabando a Dios 

por estar con ellos 

todo el tiempo. 



t> 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 

cuando lo alabamos 

por su protección. 



Cuando los cocodrilos 
perdieron su comida 

Tema del mes 

Mostramos nuestro amor a Dios cuando lo adoramos. 

Un vistazo a la lección bíblica 

Dios bendice a los israelitas en Egipto. Al prosperar, los 
egipcios temen que se hagan muy fuertes y los vuelven escla- 
vos. Satanás obra a través del Faraón para tratar de prevenir 
que crezca entre ellos el libertador de Israel. Faraón ordena 
que se dé muerte a todos los niños varones. La madre de 
Moisés lo esconde durante tres meses y luego lo pone en una 
canasta en el río. La princesa egipcia lo encuentra y lo adopta 
como su propio hijo. La princesa envía a María, la hermana de 
Moisés, a buscar a alguien que cuide del bebé. María consigue 
a su mamá. La madre de Moisés le enseña a adorar a Dios. 
Cuando Moisés va a la corte del Faraón, se niega a inclinarse 
ante los dioses egipcios. Más tarde Moisés mata a un capataz 
egipcio que está golpeando a dos israelitas, pero entonces sale 
huyendo para salvar su vida. 

Esta es una lección acerca de la adoración 

Las oraciones de Jocabed pidiendo protección para su 
bebé fueron contestadas. Dios estaba con Moisés en la corte 
del Faraón y lo ayudó a resistir la tentación. Aun cuando 
Moisés huyó porque mató a un egipcio, Dios estuvo con él y lo 
protegió. 

Para el maestro 

"iCuán extensa en sus resultados fue la influencia de aque- 
lla sola mujer hebrea, a pesar de ser una esclava desterrada! 
Toda la vida de Moisés y la gran misión que cumplió como 
caudillo de Israel dan fe de la importancia de la obra de una 
madre piadosa. Ninguna otra tarea se puede igualar a ésta. En 
un grado sumo, la madre modela con sus manos el destino de 
sus hijos. Influye en las mentes y en los caracteres, y obra no 
sólo para el presente, sino también para la eternidad... Muy 
especialmente durante los años tiernos de los hijos, descansa 
sobre ella la responsabilidad de formar su carácter... Los padres 
debieran dirigir la instrucción y la educación de sus hijos mien- 
tras son niños, con el propósito de que sean piadosos. Son 
puestos bajo nuestro cuidado para que los eduquemos, no 
como herederos del trono de un imperio terrenal, sino como 
reyes para Dios, que han de reinar a través de las edades sem- 
piternas" (Patriarcas y profetas, págs. 249, 250). 



42 LECCIÓN CINCO 



ADORACIÓN 



Decoración del aula 

Prepare algunos tableros que muestren jeroglíficos egipcios y algunas de las maravillas del antiguo 
Egipto, tales como templos y pirámides. Añada diez círculos con láminas de las diez plagas. Forme una 
sala del trono donde Moisés se pueda reunir con el Faraón. Use una escena al aire libre para el bebé 
Moisés, otra de Moisés y otra la zarza ardiente y para ilustrar las plagas. 



Desarrollo del programa 



Sección 

Bienvenida 



Minutos 



Actividades 



Materiales necesarios 



Permanente Recibir a los alumnos a la Ninguno 
entrada. Escuchar sus 
problemas o motivos de 
gozo 



o 



Motivación 



hasta 10 



Oración y 
I alabanza* 




hasta 10 



A. Protección diaria 

B. Cubierta protectora 


Ropa protectora, Biblia, caja 
Periódicos, pliego grande de papel 
cartulina 


Compañerismo 
Cantos 


Ninguno 


Misiones 
Ofrenda 
Oración 


Folleto Misión para niños 

Recipiente 

Canasta pequeña, tiras de papel, lápices 



o 

o 



Lección bíblica hasta 20 Experimentando Vestimenta de tiempos 

la historia bíblicos, trono, canasta, muñeco 

Versículo para memorizar Ninguno 

Estudio de la Biblia Biblias 



Aplicando 
la lección 



hasta 1 5 Compromiso de estudio 



Papel negro, papel 
blanco, lápices, pegamento, 
himnarios infantiles 



Compartiendo 
la lección 



hasta 15 A. Pintura de Familia 



B. Ángel guardián 



Papel, pinturas para pintar 
directamente con los dedos, lápices 
Ángel para colgar en la perilla de la 
puerta (ver pág. 115), lápices de colo- 
res de cera o marcadores, tijeras, 
Biblias 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto. 



LECCIÓN CINCO 43 



ENSENANDO LA LECCIÓN 



Se necesita: 

• ropa protecto- 
ra (guantes de 
hule, sombre- 
ro, sombrilla o 
paraguas, 
zapatos, etc.) 

• Biblia 

• caja 



Se necesitan: 

• periódicos 

• pliego grande 
de papel car- 
tulina, cobija o 
sábana 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta del aula. Pregúnteles cómo les ha ido 
en la semana. Qué cosas les alegran o preocupan. Pida a sus alumnos que repitan el 
versículo para memorizar de la semana pasada y anímelos a contar alguna experien- 
cia en cuanto al estudio de la lección de la semana pasada. Comiencen con la activi- 
dad de motivación que usted haya elegido. 



o 



Motivación 

Elija la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 

A. Protección diaria 

Coloque la ropa en una caja. Coloque la Biblia en el fondo de la caja. Invite a 
sus alumnos a sacar, uno por uno, los artículos de la caja. Pregunte a sus alumnos: 
¿Para qué usamos esto? ¿Qué sucede si no usas esto? Mencione una situación 
en la que sea peligroso o doloroso no usarlos. Saque la Biblia a lo último. ¿Cómo 
puede protegernos la Biblia? (Nos enseña cómo vivir.) 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Pueden pensar en algunas otras cosas que usa- 
mos diariamente para protegernos? ¿Cuál es la más importante protección 
que podemos tener? (La protección de leer la Biblia. Nos va a ayudar a saber lo 
que es correcto e incorrecto.) En nuestra historia de hoy escucharemos acerca 
de cómo ayudó Dios a una mujer a proteger a su bebé. Dios sigue protegiendo 
a los niños hoy y queremos darle gracias por ello. Y eso nos lleva a nuestro 
mensaje de hoy: 



t> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO LO ALABAMOS POR SU PROTECCIÓN. 
Díganlo junto conmigo 



B. Cubierta protectora 

Pida a un alumno voluntario que sea su ayudante. Dé a cada alumno una 
hoja de periódico y pídales que lo arruguen para formar bolas pequeñas. Diga a 
sus alumnos: Al contar tres, deseo que lancen todas las bolas de periódico a 

[nombre del alumno voluntario]. Comience a contar. Después de contar hasta dos, 
pida a un ayudante que diga: Un momento. Se ha olvidado algo. El ayudante 
entonces coloca el pliego grande de cartón u otro artículo de protección enfrente 
del alumno voluntario. Continúe su conteo. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Qué pensaron cuando les pedí que le lanzaran 
bolas de papel a [nombre del alumno]? ¿Cómo se sintieron cuando vieron que 
[nombre del alumno] estaba protegido por el cartón? ¿Pueden recordar algunas 
cosas que usamos para protegernos cada día? (La ropa nos protege del calor y 
del frío. Los zapatos protegen nuestros pies. Un paraguas nos protege de la lluvia.) 
Usamos muchas cosas protectoras cada día. En nuestra historia de hoy escu- 



44 LECCIÓN CINCO 



chai emos acerca de cómo ayudó Dios a una mujer a proteger a su bebé. Dios sigue protegiendo a 
los niños hoy. Y eso nos lleva a nuestro mensaje de hoy: 



t> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO LO ALABAMOS POR SU PROTECCIÓN. 
Díganlo junto conmigo 




i 





Oración y alabanza 




Compañerismo 

Comparta los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alumnos, según lo han 
expresado al entrar (y si es apropiado). Haga que sus alumnos den a conocer sus experiencias 
con respecto al estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memori- 
zar de esa lección. Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales o logros de sus alum- 
nos. Dele una cálida bienvenida a todos los visitantes. 



Cantos sugei entes 

k Tanto a mi Jesús" {Alabanzas infantiles, n° 3). 

(j "Alabemos al Señor (Alabanzas infantiles, n° 2). 

Te amo mi Señor Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 14). 
"Felices todo el tiempo" (Alabanzas infantiles, n° 8). 

Misiones 

^, Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice el concepto de gracia 

¿Jí según se presente en esa historia. 



Ofrenda 

Diga a sus alumnos: Nuestra historia misionera nos ayudó a 
aprender más acerca de las necesidades de las personas que 
viven en (lugar donde va la ofrenda). ¿Cómo se puede ayudar a 
esas personas? (Enviándoles misioneros con varias habilidades, etc.) 
No tenemos que esperar hasta ser grandes para ayudar. 
Podemos ayudar ahora mismo dando nuestras ofrendas. 



Se necesita: 

• recipiente 



Oración 

Dé a cada alumno papel y lápiz. Pídales que anoten el nombre 
de alguien para quien desean la protección de Dios y coloquen la 
tira en el recipiente. La persona puede ser un amigo, familiar, o 
alguien que esté enfermo. Pida a sus alumnos que se coloquen alre- 
dedor del recipiente y oren. Dé a sus alumnos la oportunidad de 
nombrar a esa persona durante la oración. Termine dándole gracias 
a Dios por su protección y cuidado. 



Se necesita: 

• canasta 
pequeña u 
otro recipiente 

• tiras de papel 

• lápices 



LECCIÓN CINCO 45 



a 



Lección bíblica 



Se necesita: 

• vestimenta de 
tiempos bíbli- 
cos para mujer 

• trono 

• canasta 

• muñeco 



Experimentando la historia 

Personajes: Faraón, consejeros del 
Faraón o sirvientes de la princesa, María, 
princesa, Amrán, Jocabed, Aarón, Moisés 
cuando joven, dos israelitas peleando. 

Si su Escuela Sabática es muy peque- 
ña, pida a sus alumnos que representen 
más de una parte. 

Escenario: 

Diga a sus alumnos: Los israelitas ha- 
bían vivido en Egipto durante casi cua- 
trocientos años. Aun cuando eran escla- 
vos del Faraón, Dios estaba velando por 
ellos y los protegía. Vamos a la corte del 
Faraón a escuchar lo que está planifi- 
cando. 



Lea o cuente la historia. 

El faraón, o rey de Egipto, tenía miedo. 
[El faraón está sentado en su trono muy preocu- 
pado hablando con sus consejeros.] Los israeli- 
tas estaban aumentando en número. Si 
seguían fortaleciéndose, tal vez decidirían 
rebelarse o tratar de quedarse con el país. 
Así que el faraón y sus consejeros estuvie- 
ron de acuerdo en ordenar que mataran a 
todos los bebés israelitas que fueran varo- 
nes. 

Jocabed y Amrán estaban asustados y 
tristes. [Jocabed y Amrán miran hacia todos 
lados ansiosamente. Jocabed tiene en sus bra- 
zos un muñeco.] Jocabed acababa de tener 
un bebé varón. Dios había prometido 
enviar a alguien a librar a su pueblo de la 
esclavitud. No querían que muriera su 
bebé. Tal vez este bebé sería el libertador. 

Durante tres meses lograron esconder al 
bebé Moisés en la casa. Pero pronto el bebé 
comenzó a hacer mucho ruido. [Jocabed, 
Amrán y María tratan de aquietar al bebé. Se 
mueven de un lado a otro silenciosamente.] 

La familia oró y le pidió a Dios que los 
ayudara. [Amrán, Jocabed, Miriam y Aarón se 
arrodillan.] 



Al orar, Dios les inspiró un plan. 
-Pondremos a Moisés en el río, -dijo 
Jocabed-. Lo pondremos en una canasta 
cubierta de brea para que flote. [Jocabed 
toma la canasta y la "pinta" por fuera.] 

-Puedo quedarme cerca y asegurarme 
de que no le pase nada al bebé, -ofreció 
Miriam, la hermana mayor de Moisés. 
[Miriam se asoma por detrás del hombro de 
Jocabed.] 

Todos los días y varias veces al día, 
Jocabed oraba porque Dios protegiera a 
Moisés de los cocodrilos y otros peligros 
que habían a su alrededor. [Jocabed ora; 
luego lleva al bebé Moisés al río.] Cada día 
Jocabed llevaba al bebé Moisés en su 
canasta al río Nilo. Cada día colocaba la 
canasta en el agua donde crecían las 
cañas, de manera que no se lo llevara la 
corriente del río. Y cada día velaba Miriam 
la canasta. [Miriam está parada cerca cuidan- 
do la canasta.] 

Cierto día, la hija del Farón vino a 
bañarse al río. Entonces vio la canasta. [La 
princesa llega con sus doncellas y señala hacia 
la canasta.] -¿Qué es eso que está entre las 
cañas?, -les preguntó-. Tráiganmelo por 
favor. [Una doncella le trae la canasta a la 
princesa.] 

La princesa levantó la tapa de la 
canasta y Moisés comenzó a llorar. [La prin- 
cesa abre la canasta, saca el muñeco y lo mece 
en sus brazos.] 

La princesa sonrió. -Éste es uno de los 
bebés hebreos. No va a morir como el 
resto. Me voy a quedar con él y lo voy a 
criar como si fuera mi propio hijo. 

Miriam corrió hasta donde estaba la 
princesa y le preguntó: -¿Quieres que te 
encuentre una mujer hebrea que te lo 
cuide? [Miriam "le habla" a la princesa.] 

-Sí, por favor, -dijo la princesa. 
[Miriam corre a donde está Jocabed.] 



46 LECCIÓN CINCO 



Miriam corrió rápidamente a traer a su 
mamá. [Tanto Jocabed como Miriam vienen 
corriendo.] Cuando llegó Jocabed, la prince- 
sa le dijo: -Toma por favor este bebé y cuí- 
damelo. Yo te voy a pagar por eso. 

Ahora podían cuidar el bebé y hasta 
recibir pago por ello. 

-Éste es un milagro, -dijo Jocabed. 

-Un verdadero milagro, -dijo Amrán, 
el papá del bebé-. Seguramente Dios 
tiene un plan para este bebé. Le enseña- 
remos acerca del Dios del cielo antes de 
que se vaya a vivir con la princesa. 
Vamos a darle gracias a Dios ahora 
mismo. [La familia se arrodilla a orar] 

La princesa dejó a Moisés con su 
familia hasta que tuvo doce años. 
Durante esos doce años, Jocabed y 
Amrán le enseñaron a Moisés acerca de 
Dios y de su pueblo. Y cada día la familia 
de Moisés le daba gracias a Dios por cui- 
dar de él en esa forma tan especial. 

Llegó finalmente el día cuando 
Moisés se fue a vivir al palacio. La vida 
en la corte del faraón era emocionante. 
Moisés aprendió muchas cosas, pero 
nunca se olvidó de Dios. [La princesa le 
muestra a Moisés las cosas del palacio.] 

Cuando Moisés tenía cuarenta años, 
fue a visitar la zona israelita. Vio allí a un 
egipcio que estaba golpeando a un israe- 
lita y se enojó mucho. Volteó a su alrede- 
dor para asegurarse de que nadie lo viera 
y luego atacó al egipcio. 

Al día siguiente vio Moisés a dos isra- 
elitas peleando. Cuando les dijo que deja- 
ran de pelear, ellos le preguntaron si tam- 
bién a ellos los iba a matar. Moisés tuvo 
entonces miedo. Si el faraón se enteraba 
de que había matado al egipcio, podía 
ordenar que mataran a Moisés. Así que 
Moisés huyó a la tierra de Madián. Allí se 
quedó durante muchos años. [Moisés 
huye.] Pero Dios no dejó de amar a 
Moisés. Dios lo protegió y cuidó de él 
todos esos años. Dios tenía un plan para 
Moisés. Y Moisés serviría a Dios en forma 
muy especial. 



Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Qué hubiera hecho su familia 
si hubiera escuchado que todos los 
bebés varones iban a ser arrojados al río 
para que se ahogaran? ¿Qué imaginan 
que pensó María cuando vio por prime- 
ra vez a la princesa? ¿Cómo se sintieron 
todos en la familia cuando se le permitió 
a Moisés regresar al hogar y saber que 
estaba a salvo (Aliviados, felices, agradeci- 
dos.) Dios cuidó de Moisés y cuidará 
también de ti y de mí. Vamos a darle 
gracias por su cuidado y protección 
cuando oremos. Recuerda: 

IV k ADORAMOS A DIOS 

^_ y> CUANDO LO ALABAMOS 
~~ ^ POR SU PROTECCIÓN. 
Díganlo junto conmigo. 

Versículo para memoi izar 

Use los siguientes ademanes para 
repetir el versículo para memorizar hasta 
que sus alumnos lo aprendan. 
¡Que todo Formar un arco grande con 

el brazo 
lo que respira Señalar hacia los labios; 

sacar el aire 
alabe al Señor! Señalar hacia arriba 
(Salmos 150:6) Juntar las palmas de las 

manos y luego abrirlas. 

Estudio de la Biblia 

Diga a sus alumnos: Dios ha prometi- 
do protegernos. Vamos a leer lo que dice 
la Biblia que Dios hará por nosotros. 

Coloque juntos alumnos que ya leen con 
quienes todavía no lo hacen. Pida a sus 
alumnos que encuentren cada texto y 
luego contesten la pregunta. 

1 . Salmos 32:7-11 ¿Qué promete Dios 

que hará? (Guiar- 
nos y enseñarnos.) 

2. Salmos 40: 1 1 ¿Qué nos da 

Dios para prote- 
gernos? (Amor y 
verdad.) 



Se necesitan: 

• Biblias 



LECCIÓN CINCO 47 



Se necesita: 

• papel negro 

• papel blanco 

• lápices 

• pegamento 

• himnario 
infantil 



3. Juan 17:11 ¿En favor de 

quién oró Jesús a 
su Padre? (Por 
quienes vendrían 
después que él.) 
¿Quiénes son 
ellos? (Tú y yo, 
sus seguidores.) 

4. Salmos 34:7 ¿Qué hace el 

ángel? (Estar 
cerca de las per- 
sonas y defender- 
las.) 

Reflexiones 

Pida a sus alumnos que comenten 

sobre lo siguiente: ¿Qué tienen en común 



todos esos versículos? Sí, Dios desea pro- 
tegemos, pero necesitamos prestar 
atención a su verdad y orientación. 
¿Cómo podemos hacerlo? (Dedicar tiempo 
regular a la oración y el estudio de su 
Palabra cada día.) ¿Sabían que Jesús oró 
a su Padre aun antes de que nacieran, 
para que los protegiera? ¿Qué piensan 
de ello? ¿Hace alguna diferencia saber 
que Dios les da protección especial y que 
Dios está dispuesto a enviar sus ángeles 
para que velen sus pasos? Vamos a decir 
juntos nuestro mensaje de hoy: 

IV k ADORAMOS A DIOS 

l^_ y> CUANDO LO ALABAMOS 
^ POR SU PROTECCIÓN. 



& 



Aplicando la lección 



Compromiso de estudio bíblico 

Pregunte a sus alumnos: En nues- 
tro estudio de la Biblia aprendimos 
acerca de la protección de Dios. Dé 

tiempo a sus alumnos para que respon- 
dan. Una forma de protegernos es a 
través de su Palabra, la Biblia. La 
Biblia es una guía para nuestra vida. 
¿Cuáles son algunas de las cosas que 
impiden que pasemos más tiempo 
con Dios? Dé tiempo a sus alumnos 
para que comenten. 

Dé a cada alumno una hoja de 
papel negro y una hoja de papel blan- 
co un poquito más pequeña. Pida a sus 
alumnos que peguen juntas las dos 
hojas y luego las doblen a la mitad 
para formar un libro. El papel negro es 
la cubierta. Diga a sus alumnos: Éste es 
un registro de estudio de la Biblia. Si 
deseas pasar tiempo con Jesús cada 
día, decide cuál es el mejor momento 
para hacerlo y anota en la parte 
superior: Voy a pasar tiempo con 



Jesús cada día de a . 

Firma entonces con tu nombre. Cada 
día de esta semana, registra el tiem- 
po que pasaste con Jesús orando y 
leyendo la Biblia. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Cuál es el 
mejor lugar en la casa de ustedes para 
pasar tiempo con Dios? ¿Por qué quie- 
ren orar y leer la Palabra de Dios? 
¿Por qué tiene tanto sentido seguir las 
instrucciones de Dios que están en la 
Biblia? (Dios desea que estemos felices 
y sanos. Nos ama y solo nos pide que 
hagamos aquellas cosas que nos van a 
hacer felices y mantenernos a salvo.) 
Vamos a cantar juntos. Ora a tu Dios 
(Melodías de Victoria, n° 173). Vamos a 
decir juntos nuevamente nuestro 
mensaje de hoy: 

n K ADORAMOS A DIOS 

I > CUANDO LO ALABAMOS 
— k POR SU PROTECCIÓN. 



48 LECCIÓN CINCO 



& 



Compartiendo la lección 



Se necesita: 

• papel 

• pintura para 
pintar directa- 
mente con las 
manos 

• lápices 



A. Pintura de familia 

Diga a sus alum- 
nos: Vamos a pintar 
hoy una familia. 
Mojen su dedo en la 
pintura y luego pre- 
siónenlo sobre el 
papel. Para hacer una 
persona, presionen 
una vez para hacer la 
cabeza, otra para el cuerpo y dos veces 
cada vez para los brazos y las piernas. 
Cuando se seque la pintura, pónganle 
ojos, nariz y boca con un lápiz. Pinten a 
su propia familia o a una familia imagi- 
naria. 

Reflexiones 

Pida a sus alumnos que muestren sus 
'familias". Pregúnteles: ¿Por qué son 
importantes las familias? (Porque nos cui- 
dan.) ¿Cuáles son algunas de las cosas que 
hacen por nosotros las familias? Dé tiem- 
po para que respondan. Enfatice que las 
familias nos protegen. En nuestra historia 
de hoy un rey malvado trató de matar al 
bebé Moisés, pero Dios ayudó a su mamá 
y a su hermana a encontrar una forma de 
protegerlo. Dios todavía nos sigue prote- 
giendo. Lleva a casa la familia que has 
pintado y muéstrasela a alguien mientras 
le cuentas la forma como Dios protegió a 
Moisés y cómo protege todavía a la gente 
de hoy. Recuerde decirle también el men- 
saje de hoy. Vamos a repetir ese mensaje. 

IV k ADORAMOS A DIOS 

i^_ y CUANDO LO ALABAMOS 

r POR SU PROTECCIÓN. 

Díganlo junto conmigo 

B. Ángel guardián 

Prepare con anticipación copias duplica- 
das de siluetas de ángel para colgar en la 



perilla de la puerta, de manera que cuente 
con una para cada alumno. (Ver pág. 115) 
Pida a sus alumnos que recorten el colgade- 
ro con la figura de ángel y anoten bajo el 
ángel las palabras de Salmo 34:7. Pueden 
colorear o decorar el ángel. Agrupe a sus 
alumnos de dos en dos y diga: Cuéntenle a 
su compañero algunas de las cosas que 
les dan miedo. El compañero de ustedes 
puede responder leyendo la promesa de 
Dios en Salmo 34:7. Luego deben inter- 
cambiar papeles. Cuéntenle a su compa- 
ñero acerca de una ocasión en que sintie- 
ron que Dios los estaba protegiendo. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Le gustaría a 
alguno de ustedes contarle a la clase una 
cosa a la que le tienen miedo? ¿Cómo 
podemos saber que Dios estará con noso- 
tros cuando tengamos miedo? Pida a 
alumnos voluntarios que le cuenten al grupo 
acerca de una ocasión en que Dios los prote- 
gió. No fuerce a nadie a participar. Diga a sus 
alumnos: Podemos estar muy felices por- 
que Dios está con nosotros, no importa 
dónde nos encontremos. Lleva a tu casa tu 
ángel para colgarlo en la perilla de la 
puerta y dáselo a alguien hoy. Cuéntale 
cómo protegió Dios al bebé Moisés y que a 
ti también te protege. Vamos a decir jun- 
tos nuestro mensaje de hoy: 



t> 



ADORAMOS A DIOS 
CUANDO LO ALABAMOS 
POR SU PROTECCIÓN. 



Clausura 

Pida a sus alumnos que formen un 
círculo y pidan a Dios que los continúe pro- 
tegiendo durante los días de la semana que 
va a comenzar. 



Se necesita: 

• ángel para 
colgar en la 
perilla de la 
puerta (ver 
pág. 115) 

• tijeras 

• Biblias 



LECCIÓN CINCO 49